AzulGrana y quiteño hasta el final

En 1908, se formó la gloria del primer equipo de fútbol de la ciudad: el “Club Sport Quito” creado con jugadores –sobretodo– del Colegio Mejía, el cual tuvo 11 años de esplendor, en 1922 sucumbió, pero de sus filas se formó el Gladiador (1918) y el Club Deportivo Quito (1924).  Las instituciones de fútbol dejaron sus legados a familiares y amistades para que se renueven sus equipos deportivos, había por ejemplo el Gladiador B o su conformación hasta la quinta categoría; también el Gimnástico compuesto por los hijos del primer equipo: los “Dodge Brothers”.

“Precisamente el Sport Club Quito fue antecedente de Sociedad Deportiva Gladiador (…) Posteriormente el S.C.Q se transformó en Deportivo Quito, denominación que conservó hasta inicios de la cuarta década del siglo, la que por falta de continuidad se perdió temporalmente…” (Ycaza Patricio, 1996, p 13)

 

El tradicional C. S. Quito tuvo duros encuentros con Olmedo, y Club Sport Libertad, este último logró quitarle la corona al ser campeón en 1918. Libertad, y Olmedo de Quito junto al equipo interno de la Universidad Central, formaron el Team Universitario (1918). La Concentración Deportiva de Pichincha organizó en 1924 un campeonato dividido en 3 categorías, en primera categoría están Gladiador, Cleveland, entre otros, también Club Deportivo Quito, y Universitario.

 

Sociedad Deportiva Argentina impulsada en 1928 por Segundo Ronquillo con los “Pibes del Argentina”,  el cual en una entrevista periodística expresó: “(…) formé el Club Juvenil del Argentina, sin pensar que llegaría al profesionalismo… los conocían como ‘Pibes del Argentina’(…) nos reuníamos antes de los cotejos y los lugares donde sesionábamos, como en los altos del Palacio Arzobispal que a una sesión asistió el embajador de la República de Argentina, Don Manuel Viale Paz y como quiteños nacimos en la Plaza del Teatro.” (Cruz J, 1984)

“El 9 de julio de 1940, un grupo de amantes del fútbol tuvo la magnífica idea de formar oficialmente otro equipo netamente popular, que había tenido su fundación allá por 1928. Así nació Sociedad Deportiva Argentina…” (A.F.N.A., 2003, p 23)

 

“En junio de 1940, a las 7 de la noche de un jueves cualquiera, se reunieron en la Plaza del Teatro y desde allí se dirigieron a los domicilios de los señores Abraham Cevallos, M. Castro y Arturo Freire, sucesivamente, a los que Carlos Guerra llama una ‘procesión que nos llevó desde las calles Vargas y Manabí, hasta el barrio de la Guaragua’, sede del vecino Club Crack. Al siguiente día volvieron insistir el pedido al Dr. Freire… aceptó la presidencia e inmediatamente puso a las órdenes la casa de su hermana, la recordada artista Marina Gonzembach, a fin de establecer la sede del club. Desde entonces, allí se llevaban a cabo las sesiones… bajo la presidencia del doctor Arturo Freire, en la casa de doña Marina ubicada en la esquina de las calles Esmeraldas y Vargas”. (…) “Honra la historia del Club Argentina, el hecho que en la sesión de fundación, el Embajador Plenipotenciario de la República Argentina, don Manuel de Viale Paz, haya entregado el pabellón de su país al doctor A. Freire, presidente del CLub, y el señor Nicanor Ortega V., haya hecho la donación de los últimos uniformes enviados desde su país por el señor Juan Domingo Perón, Excmo. Presidente Constitucional de la Reública.” (Cruz J. y Egred J., 2001, p 3-4)

 

Galo Plaza Lasso, quien jugó en el Gladiador (aquel equipo que nació de la quinta categoría del Sport Club Quito) acudió a nuestra asamblea de socios cuando ya fue presidente del Ecuador en el período de 1948 a 1952 (posteriormente  fue secretario de la O.E.A. 1968-1975) y propuso en la Asamblea de 1955 de nuestra institución: “(…) los grandes equipos no pueden desaparecer de la noche a la mañana, porque existen hombres que defienden en la cancha una serie de hechos importantes; por eso, propongo que el nuevo nombre sea el de la ciudad de Quito, que bien lo merece el club llevar su nombre y sus colores.” (Cruz J. y Egred J., 2001, p 7)

A propósito de esta referencia, Ernesto Guerra, en su libro “Memorias de Un Triunfador”, menciona: “(…) Galo Plaza Laso, que era socio e hincha del Deportivo Quito. Galo era un gran amigo personal…” (Guerra E., 2013, p 92)

 

Sociedad Deportivo Quito, indudablemente es una institución de mucha tradición deportiva que siempre ha transmitido sus raíces identitarias a sus respectivas generaciones al participar activamente en la cultura de nuestra amada ciudad. La Noble Institución –a pesar de los años adversos– jamás dejó de luchar y de tener esperanza, de ahí que se necesitan “los 2 corazones” para poder resistir y mantener a flote el sello inconfundible de su sal quiteña; pocos, pero de gran aliento. La Academia de Fútbol puede vivir otros 40 años sin una copa, pero su gente jamás le abandonó ni le abandonará, jamás dejará su romanticismo y su convicción por estos hermosos colores, hinchas sensibles poetas/poetizas que se compremeten con  un legado de sangre: querer estos colores e identidad como lo hicieron nuestros queridos viejitos, el de nuestros abuelos, el recuerdo de sus canas y sus suspiros, la de su pelota de trapo, la bohemia en el barrio La Guaragua, un rico higo o los buñuelos en las cinco esquinas, el apoyo de la primera Cooperativa de Taxis #1, y sobretodo coexistir con el majestuoso escenario: La Plaza del Teatro y su Teatro Nacional Sucre.

 

“(…) me aprecio de que en Deportivo Quito me enseñaron muchas cosas: a respetar, a querer, a no achicarse, a no ser menos que nadie, a jugarle de igual a igual al que se nos ponga adelante, eso era el Quito.” (Cesar Pardo)

 

¡NO SABEMOS SI TUS DÍAS ESTÁN CONTADOS, PERO NUESTRO CARIÑO Y ALIENTO ESTARÁ HASTA EL ÚLTIMO SEGUNDO DE TU EXISTENCIA, O DE LA NUESTRA!

 

akd 003

“El Quito tiene 3 cosas: cabeza, corazón y huevos”. (Loco Guerra)

Comentarios