El equipo con sangre de santo y vida de héroe

, Editoriales

Por: Andrés Lasso Ruales

De punta y de taco
ganamos a los guayacos,
oigo un ruido de pelota en el horizonte
y no sé, y no sé, y no sé lo qué será: es ese color que adorna
al eterno azul que cobija a la Luz de América.

Es ese equipo de nombre divino con sus fieles amantes
que le siguen a todas partes, es el Deportivo Quito a ese que lo matan y no muere, a ese que lo torturan y aguanta, a ese que lo denigran y contesta, a ese que lo acribillan y sigue en pie, a ese que lo persiguen y huye para lamerse las heridas y volver a la batalla, a ese bicolor eterno que lucha contra el olvido porque tiene sangre de santo y vida héroe.

Es ese el equipo de mis amores que ha venido a ganar: ¡Y dale, y dale, y dale Quito dale! Sí señores ahora soy más del Quito que chulla en la calle Flores, soy del Quito porque llevó la estirpe de los que combaten hasta el último, soy del Quito porque no conozco el olvido, soy del Quito porque me gusta la baldosa, el toque y la guapeza.

Soy del Quito ejemplo del todo el continente, soy del Quito porque me gustan los goles por montones, aplaudo y aplaudo y no dejo de aplaudir los goles de De Lima no tardan en venir, lindo Quito de mi vida no te dejaré morir, lindo Quito de mi amor contigo hasta la tumba.

Soy del Quito porque tengo dos corazones, el uno sirve para resistir y el otro para conducir a la gloria.

Comentarios