NOBLE, como es característica de Deportivo Quito

En la década de los 50’s, D. Quito ya era tricampeón profesional de Pichincha, aquello no se daba en otras latitudes. Acoto también que nuestro título de tricampeón tiene su gloria, pues fuimos los primeros con el mencionado título en el Ecuador, también por su espíritu al mismo estilo de la pasada era amateur, es decir con futbolistas que jugaban por la camiseta, sostenidos por sus propios oficios particulares y con escaso dinero de gestión directiva. Era el nivel provincial, en la época que otros equipos ya tenían un presupuesto económico y una institución que los cobije. Fue 1957, justamente al ganar las finales de campeonato por 2 veces a Liga de Quito y 1 más con Aucas, equipos con gran poderío económico-social.
El segundo equipo en tener un tricampeonato profesional, es el de la Institución Militar, un equipo poderoso de las Fuerzas Armadas del Ecuador, El Nacional. Esta mención del 78 tiene un gran peso, el de ser a nivel nacional (con el plus de serlo por 2 veces, de ahí que hay reconocer su gloria al ser el único bi-tricampeón en 1984).

En este momento, también cabe anotar un antecedente, el primer partido de la era profesional de Pichincha se jugó en 1954, se dio entre Liga Deportiva Universitaria de Quito vs Deportivo Quito, en aquel cotejo, la Academia ganó el partido por 4 goles a 2. El primer gol del torneo, lo hizo Ernesto Guerra para la Academia, sin embargo, hay que reconocer que el primer equipo en ganar la era profesional de Pichincha fue LDU, justamente al ganarnos a nosotros en la final de campeonato con un idéntico marcador de 4 a 2. Jugaron el torneo: Aucas, Argentina, España y LDU de Quito.
En esta derrota de la final del campeonato del año 54, nuestros guerreros azulgranas se prometieron entrenar más duro para el siguiente año: “Perder un campeonato produce una sensación de profundo dolor y frustración. Pero sobre las cenizas del golpe recibido prometimos tomarnos la revancha, trabajar con mayor seriedad y compromiso, y más si ya se había producido el cambio de nombre. Ya éramos ORGULLOSAMENTE: ‘El Equipo de la ciudad’. Cumplimos la promesa y nos coronamos campeones de Pichincha en 1955. Fue un campeonato ardorosamente disputado frente a Liga Deportiva Universitaria.” Ernesto Guerra. (La letra mayúscula la he puesto yo).
Sí Señores, en los 3 años siguientes, en 1957, Deportivo Quito era orgullosamente tricampeón profesional de Pichincha y el único tricampeón en un mismo nivel en el Ecuador.

En esta década de los 50’s, tanto la provincia del Guayas como la de Pichincha dejaron el amateurismo, pasaron a la era profesional en el 54, y llegaron a formar la 1.ª edición del campeonato nacional de fútbol profesional del Ecuador, fue el 10 de noviembre de 1957.
Jugaron los 2 mejores equipos de cada provincia para ese entonces; D. Quito arrancó de local y lo hizo al ganarle a Barcelona por 2 tantos a 1. Ernesto Guerra anotó el primer gol de la historia del fútbol en la era profesional nacional. En ese día también jugó Emelec de local y derrotó al Aucas por 2 a 0.
En aquel campeonato Aucas nunca pudo ganarles a los fuertes equipos del astillero, entendible un mal resultado de visita, igual que D. Quito que los perdió, pero de local el D. Quito fue el primer equipo nacional que los venció a ambos en un torneo nacional, la victoria ya sonada contra Barcelona, y el 24 de noviembre de 1957, D Quito también venció a Emelec por 1 gol a 0.
Para el año siguiente Ernesto Guerra, nuestro jugador emblema se fue a Barcelona y claro, con muy poca o nula acogida, pero justamente en su primer partido de fútbol, en el clásico del astillero, marcó el único tanto de la victoria ante Emelec. El estadio lo pifió al iniciar el partido, pero después: “al final del partido, el ‘pueblo amarillo’ me sacó en hombros”. Ernesto Guerra.

Recordemos que el Sr. Guerra fue vendido a Barcelona por 22 mil sucres, una cantidad récord en ese momento en el ámbito nacional, y al mostrar su juego, el equipo canario lo quería para toda la vida. Guerra había terminado su primer año con éxito, pero en cambio miró a D. Quito que estaba a punto de descender. Fue a Quito cargado de sentimientos encontrados, visitó como espectador el Estadio Olímpico Atahualpa para ver a sus ex-compañeros dedicarle el encuentro de fútbol donde se jugaban la categoría. Ganaron con cariño y entrega.
Los dirigentes del D. Quito hacían lo imposible porque regrese Ernesto, nuestro capitán de aquel entonces, el Sr. Guerra estaba muy movido interiormente, incluso leyó una publicación en el diario Ultimas Noticias de los esfuerzos dirigenciales que lo cito textualmente de su propia autobiografía:
“En Ultimas Noticias, apareció un verso escrito por un periodista ‘si hubiese sabido, no le hubiese vendido al Ernesto, mi trompudito querido’, en una poesía que contenía aristas de nostalgia. Aquellas frases REMOVIERON el sentimiento de la hinchada y la ‘Operación retorno’ se concretó. Los dirigentes devolvieron los 22 mil sucres a sus pares de Barcelona y regresé a las filas del Deportivo Quito en 1959. (…) perdí mis suculentos ingresos, porque me ganó el sentimentalismo que tenemos todos (…).” (La letra mayúscula la he puesto yo).

Eh aquí un gesto de nobleza, de los dos corazones, del sentimiento quiteño.

Muy acertadamente, en la hinchada del D. Quito se menciona que acá se debe poner mucho sacrificio, hay que arrimar el hombro ante la falta de dinero, y mucha actitud para afrontar la tempestad de la adversidad, eh ahí cuando se aprende a amar la pesada camiseta azul grana. Aquel sentimiento que en las gradas, la hinchada siempre transmitimos, un aliento con sufrimiento, pero también y sobre todo con tanto esfuerzo y mucha fe, como es característico de D. Quito, “LA NOBLE INSTITUCIÓN”.

Comentarios