Socio o abonado: Su perspectiva

Ante las novedades de nuestra institución, recuerdo que ya en el 2009 y años posteriores,  muchos hinchas en el foro hablábamos de cómo podemos ayudar a Sociedad Deportivo Quito, cada vez se hizo más notorio la crisis y al mismo tiempo generábamos una serie de ideas importantes que casi muy pocas veces se cristalizaron. Lo más evidente, fue la falta de transparencia en la administración dirigencial de los ingresos versus los egresos de nuestra institución. No hay que desconocer que varios dirigentes también tuvieron sus aciertos, pero compartirán conmigo que muchas veces nos hemos quedado en el limbo al respecto, por ello, el Comité de Hinchas se ha ido autocreando por iniciativa del hincha común, del que muchas veces no pertenece a ningún grupo en particular, pero se ha ido juntando con gente que quiere sumar ideas. El comité pide que el que quiera apoyar (al estilo empresarial) a la institución se una al trabajo, desde su “ser hincha”. Este Comité no le interesa desestabilizar a las dirigencias, más bien, le interesa conformarse de tal manera que vaya alcanzando un nivel ordenado y profesional con enfoque organizacional (será con el tiempo), es decir, trata y tratará de integrar acciones propositivas, pacíficas, de gestión, que respeten la ley y los derechos constitucionales del Ecuador. El comité, si ya logra funcionar, seguro buscará la unidad de la hinchada respetando su alteridad y visión, como la de tener una preferencia de organización, una forma de alentar, un estilo de cántico u otros.

 

Lo primero, será encontrar la forma en que la Asamblea de socios lo respalde, y con ello, es necesario que se conformen comisiones, pero también: que se vuelvan veedores de procesos y proponentes de soluciones, que las dirigencias se sientan respaldadas en sus funciones, sin embargo, también está claro, que la institución necesita mejorar su administración en todas sus aristas, y que los hinchas al fin, puedan –organizada y respetuosamente– pedir las cuentas claras. La institución no se debe a grupos, ni a dirigencias, se debe a su hinchada unida, a su pueblo azulgrana.

Las dirigencias pueden alegar que la transparencia de su gestión no es información para el público en general, pero muchos, que hemos sido socios activos tampoco hemos recibido esa información en detalle, es más, si hubiese alguna decisión institucional delicada (quizá con algún reglamento) se tiene que consultar primero a la Asamblea, pero tampoco basada en una distinción de hinchas con voz y voto (los socios), y otros con voz pero sin voto (los abonados).

 

Al respecto de los Estatutos de nuestro Club, su título segundo “DE LOS AFILIADOS Y DE LOS SOCIOS” en el art. 8, no existe tal distinción cuando expresa lo siguiente: “(…) integrado por las siguientes categorías de socios: vitalicios, honorarios, activos, juveniles y transeúntes.”

De los vitalicios se explica que son ciertos dirigentes pero con “relevantes ejecutorias en diferentes actividades” pero prestigiándola a Sociedad Deportivo Quito. Es decir, si viniese el ex directivo de la F.E.F. el Sr. Chiriboga, la Asamblea puede decirle que no procede su asistencia, no es bienvenido. Muchos, y me incluyo, votaríamos en este sentido.

 

Respecto de la única categoría que nos compete a los hinchas que hemos cancelado los valores respectivos para tener la credencial de pertenecer a la institución, cito textualmente su art. 11: “Son socios activos, las personas reconocidas por estos Estatutos, ya sea por haber suscrito el acta de fundación o por haber sido admitidos como tales por el Club. La calidad de socio activo se obtendrá mediante solicitud escrita dirigida al Presidente del Club, quien la remitirá al Directorio para su aprobación. Aprobada la admisión del socio, este deberá cubrir la cuota de ingreso que fije el Directorio.”

Finalmente, en su cuarta disposición transitoria, indica: “(…) derogan las anteriores, así como las disposiciones reglamentarias que se le opongan.” Se entiende que un reglamento que pueda hacer una distinción de socio con voto vs. no voto, es anti estatutario. Por eso en 2014, los socios activos procedimos a la elección de agosto del mismo año, 1589 personas en el padrón electoral sin distinción de socio o abonado.

 

Por el bien del Club, es necesario que el hincha se empodere de lo que implica vivir y velar por una democracia participativa; que este comité sea independiente, autosustentable, veedora de procesos pero con diversas propuestas y mucha tolerancia a lo diferente, incluso que compitan (en buena lid) entre ellas para votar por la gestión más favorable, donde los productos sumen y sean transparentes, y si es el caso, planteen auditorías desde lo más actual hacia atrás y que tomen en cuenta al menos 2 auditorías que ya se han realizado en la Noble Institución.

Comentarios