Te vas en bus

 

La incomodidad que provoca ocho horas de borrarse la raya por carretera hizo noticia esta semana con el equipo de Deportivo Quito. Que los muchachos viajen en bus a Guayaquil no me parecería trascendente a estas alturas, creo que un viaje en avión con hotel cinco estrellas me llamarían más la atención, cuando en los últimos traslados (particularmente de las menores) los hinchas hemos colaborado con eventos para que lleguen de alguna manera a su destino.

Honestamente el cómo viajen es lo de menos. Es de otros tiempos eso de tener todas las comodidades; pregúnteles sino a los atletas de otros deportes, que no compiten porque no viajan o compiten mal porque viajan sin entrenador. Esta segunda parte es la que me preocupa.

Es verdad que mientras a los DTs extranjeros se les da cuatro partidos antes de comenzar a putearlos, a los ecuatorianos les damos medio tiempo. Si al segundo tiempo de su primer partido el equipo no gana o no juega bien, ya es malo y debe irse. Paúl Vélez carga con ese lastre. No dudo que Paúl es un gran entrenador, si me apuran, de los mejores del país; pero todo eso se tira a la basura si de una vez no se reconcilia con Franklin Salas o maneja bien la situación con Richard Calderón. Estos colores son de los hinchas y luego de los jugadores, así que a los hinchas hay que alegrarlos y a los mejores futbolistas hay que hacerlos jugar. Si esta ecuación no se da, otro es el que tendrá que irse, y en bus.

Comentarios